Para las personas que desean remplazar un diente perdido, los implantes dentales pueden ser una solución efectiva y duradera.

 

Los implantes dentales funcionan como una raíz artificial sobre la cual , posteriormente, se colocará un poste que servirá para soportar la nueva pieza dental. 

 

 

Esta se ve, se siente y funciona como un diente natural.

 

Los implantes están básicamente construídos con titanio, un material fuerte y seguro que efectivamente logra una unión con el hueso, bajo condiciones adecuadas..

 

 

Los requisitos para poder ser candidato a los implantes dentales son básicamente el tener una adecuada salud bucal y general, y suficiente hueso para poder  colocar los mismos.

 

Si en su caso el hueso es insuficiente, existen procedimientos por medio de los cuales se puede regenerar el hueso perdido ya sea antes de la colocación de los implantes o en  la misma cirugía en que estos son colocados. 

 

 

Los implantes dentales llevan básicamente un proceso de tres etapas:

 

1   La colocación misma del implante por medio de una sencilla cirugía. 

 

Es indispensable que durante la cicatrización se evite el fumar, ya que esto deteriora el proceso de cicatrización de la encía y del hueso.

 

2.   La segunda etapa es la de Oseointegración ( período en que el hueso cicatriza y se adhiere al implante). Va de 3 a 6 meses dependiendo de cada situación. 

 

3.   Etapa de rehabilitación donde es colocada la nueva pieza dental o la nueva prótesis que irá retenida con los implantes